Luz y Oscuridad, Novelas, Obras, Universo de letras

Luz y Oscuridad – Capítulo 9: Caminos encontrados

       El incidente entre Sofía y Lukas había dejado una secuela en su relación, las visitas del demonio habían pasado de ser momentos de conversaciones amenas a momentos de silencios incómodos.

       Los días pasaban sin cambio alguno en su relación, ninguno se atrevía a decir nada al otro, ambos se sentían mal de alguna manera, por una parte Sofía se sentía indefensa y herida y por otra Lukas sentía culpa de su comportamiento y de haber acabado con la pequeña confianza que ella le tenía, ambos querían dejar atrás lo ocurrido, borrar sus sentimientos y seguir adelante como si nunca hubiese pasado pero a pesar de ello, cada día el demonio se limitaba a llevarle comida y agua a la elfa sin emitir palabra y la chica se limitaba a recibirla en silencio, evitaban que sus miradas se cruzaran entre ellos y deseaban en cada separación que todo cambiara pronto.

       La ropa húmeda tras el baño propiciado por Lukas había causado malestar en la salud de Sofía quien ahora a parte de lidiar con sus cadenas y la fuerte tensión entre ellos, tenía que soportar sentirse enferma. Cada día se sentía peor de cada forma posible, por un corto periodo de tiempo pensó que podría salir de su cautiverio, ahora había vuelto a creer que moriría en ese lugar.

       El demonio había notado el deterioro en la salud de Sofía pero su orgullo o quizás su culpa era tan grande que le impedía emitir palabra, lamentablemente para él la situación empeoró tan deprisa que en una de sus visitas encontró a la chica tendida en el piso completamente colapsada por la fiebre

–Animalito… –la llama sin recibir respuesta– ¿animalito? –se acerca a ella preocupado y al tocarla puede notar el alto grado de la fiebre

       Por unos segundos, Lukas permanece estático sin saber qué hacer, una parte de él está preocupado por ella y quiere ayudarla pero otra parte de él le dice que no haga nada, la fiebre acabara con su problema y ya no tendrá que preocuparse de que alguien descubra que ella está ahí. Finalmente y para su sorpresa, su lado bueno que creía inexistente, prevalece en su decisión y sin pensarlo por más tiempo, libera a Sofía de sus ataduras y la toma entre sus brazos, subiendo las escaleras casi corriendo y dirigiéndose a su habitación para luego colocar a la chica sobre su cama.

–Piensa, piensa… ¿Qué se supone que haga? Yo no sé cuidar de una elfa… yo no sé cuidar de nadie, no debería estar haciendo esto –se regaña así mismo en su desesperación–

       Un sonido saca a Lukas de su debate, proviene de la planta baja, confundido por lo que pudiese ser, decide ir a investigar. Recorre sigilosamente la casa en dirección de donde cree que salió el ruido, en un principio no encuentra nada pero luego ve una sombra moverse, hay alguien en la casa y está en el sótano.

–Sal de ahí –grita en dirección de la sombra sin recibir respuesta– he dicho que salgas –exclama nuevamente molesto pero no recibe sucede nada– sé que estas aquí, no me hagas encontrarte porque no saldrás vivo –amenaza mientras elimina cada obstáculo en su camino lanzándolo lejos de él– si eres tan valiente como para entrar a esta casa sin permiso, entonces debes serlo para dar la cara

       Un destello de luz aparece de repente frente a él, revelando a una chica morena y cabello rizado con una expresión seria.

–¿Quién eres tú y que haces aquí? –se apresura a preguntar el demonio

–Vengo por mi amiga –se limita a decir

       El silencio invade la habitación por unos minutos hasta que el demonio se decide a hablar

–¿Eres amiga de Sofía?

–¿Dónde está ella? –pregunta amenazante mostrando sus manos que ahora brillan y saltan chispas de ellas preparadas para dar un fuerte toque eléctrico

–Eres mágica –expresa para sí mismo en afirmación de lo que ve– ¡tú puedes ayudarla!

–¿Ayudarla? ¿Dónde está? ¿Qué le hiciste? –pregunta molesta a punto de lanzar su ataque

–Atácame si lo deseas, lo merezco –confiesa– pero si es tu amiga preferirás ayudarla primero… ven conmigo –se apresura a decir para inmediatamente caminar en dirección de la habitación

       Al llegar a donde se encuentra la chica, el estado de esta asusta a América quien corre a su lado para abrazarla, luce demacrada, tiene mucha fiebre y en sus muñecas resaltan las profundas heridas causadas por las esposas que la mantenían prisionera. La condición de la elfa enfada a la hechicera, quien se levanta preparada para atacar al demonio, la furia se refleja en sus ojos y sus manos se acumulan de energía soltando pequeños rayos, se acerca al oscuro que se mantiene inmóvil observándola

–Adelante, haz lo que tengas que hacer pero por favor, ayúdala  –súplica de repente– ayúdala

        La sinceridad en sus palabras detienen a América quien se muestra confundida ante tal cambio, lo menos que podría esperar era que un demonio, el culpable de que su amiga estuviese en la condición en que está ahora, le suplicase para que la ayudase.

       La chica no respondió a las palabras de Lukas y simplemente respiro para calmarse, le dio la espalda y regresó junto a su amiga.

–Estarás bien, yo te sacaré de aquí –le susurro en el oído

        Miugüir apareció del interior de su mochila y rápidamente buscó en él un hechizo que pudiese mejorar la condición de Sofía. Se apresuró a probar el primer encantamiento que encontró y creyó sería útil pero no obtuvo resultado, siguió buscando bajo la atenta mirada de Lukas que se mantenía de pie inmóvil en la entrada de la habitación.

       Transcurrieron los minutos sintiéndose como horas pero finalmente la maga encontró un hechizo que funcionó y los parpados de Sofía se abrieron y esta recupero la consciencia. América se abalanzo sobre ella para abrazarla, las lágrimas de felicidad corrieron por su mejillas. Ambas chicas permanecieron abrazadas durante largo tiempo pues no querían separarse, sentían miedo de que su encuentro no fuese más que un simple sueño.

–Bienvenida de regreso –interrumpió la voz de Lukas haciendo que ambas chicas voltearan a verlo, Sofía solo sonrió

–Aléjate de ella, tú tienes la culpa de todo –exclama la maga alterada, el demonio permanece en silencio

–América… –Sofía intenta calmarla tomándola del brazo

–No, esto no se va a quedar así, después de todo lo que te hizo, él tiene que pagar –insiste la morena haciendo que los rayos comiencen a salir nuevamente de sus manos

–América ¡basta!… –ordena la elfa sorprendiendo a su amiga que la mira de forma interrogante mientras su oponente aún sigue de pie frente a ellas en completo silencio

–¿Por qué? Este tipo no merece ni la mínima compasión, él no la tuvo contigo y estoy segura que lo que quiere ahora es acabar con ambas

–América, ¿Crees que si quisiera matarnos, ya no lo hubiese hecho? –pregunta a su amiga haciendo a esta callar al no encontrar respuesta– ¿crees que estaría viva si él habría querido matarme? ¿Crees que habrías podido ayudarme si él hubiese tratado de evitar que me encontraras? ¿Crees que podrías estar aquí de pie diciendo todo esto, amenazándolo, si él hubiese intentado detenerte? –indaga insistente ante la atenta mirada de ambos presentes que permanecen en silencio haciendo a la hechicera analizar un poco más la situación mientras el demonio solo observa pero no puede evitar dejar escapar una pequeña sonrisa al escuchar las palabras de la chica

–Necesito que me dejes un momento a solas con Lukas –demanda la elfa a su amiga

–No creo que sea lo más sensato

–América, está bien… él no me hará daño… por favor

       La morena sale de la habitación con indecisión, no se encuentra muy segura de que dejar a solas a su amiga con su, hasta hace pocos momentos, captor, no considera que sea lo correcto, sin embargo, siempre ha confiado en su amiga aunque su juicio muchas veces no pareciera el más adecuado, confía plenamente en sus decisiones.

       Durante los primeros segundos a solas, Lukas y Sofía permanecen en silencio sin saber que decir o quizás, con mucho que decir pero sin encontrar las palabras adecuadas para hacerlo, finalmente el demonio decide ser quien rompa la tensión que se ha creado entre ellos

–Lo lamento –se limita a decir

–No tienes por qué –la respuesta de la chica hace exhalar pesadamente al oscuro, como burlándose de sus palabras

–¿Cómo puedes decir eso después de todo lo que ha pasado?

–Porque en este tiempo, he aprendido mucho de ti y siento que te conozco lo suficiente para saber que realmente no querías hacerme daño, que ese ser tan malvado no eres realmente tú, creo que de alguna manera solo eres así para adaptarte y no te culpo, todos tenemos que sobrevivir de alguna forma –sus palabras lo hacen sonreír

–Animalito…no dejas de sorprenderme… –dice riendo ligeramente y mirándola, esta vez con un brillo diferente en sus ojos– ¿en qué momento aprendiste todo eso de mí?

–Oye, tus monólogos no eran tan aburridos… después de un tiempo comenzaron a ser entretenidos –el comentario causó risa al demonio que seguía sorprendido por la actitud de la chica– y ahora, ¿Qué pasará?

–Bueno… tienes que irte… tienes que regresar a Nekkar antes de que alguien te descubra aquí… y regresar a tu vida, como si nada de esto  hubiese pasado y yo… –calla de repente sin poder decir nada más

–¿Qué ocurrirá contigo?

–Supongo que en cualquier momento sabrán que fuiste tú quien dejó libre a las chicas y que yo te deje escapar, Damian lo sabe todo, no hay manera en que algo permanezca oculto de él por mucho tiempo

–Te matará –afirma Sofía asustada

–Es posible

–Debes escapar, debes salir de aquí –le insiste desesperada

–¿Por qué? ¿A dónde se supone que vaya? ¿A Nekkar? –pregunta a Sofía quien ahora siente ganas de llorar – no puedo irme, no tengo a donde ir, soy un demonio, mi vida está en Adhara y aunque intentara salir de aquí, no creo que tus amigos blancos me reciban muy felices… debo aceptar las consecuencias de mis decisiones

–¡NO! –exclama la chica asustada, dejando derramar un par de lágrimas – No… no… debe haber algo que podamos hacer… no puede terminar así… debe haber algo… –Lukas solo sonríe con dulzura al escuchar la desesperación en la voz de la chica, siente una esperanza de no estar equivocado con ella

       Sofía permanece en silencio con la cabeza gacha tratando de ocultar las lágrimas que corren por su mejillas, se siente mal, como si se le hubiese roto el corazón en mil pedazos, es un sentimiento nuevo para ella pero muy fuerte, no puede emitir palabra y aunque quisiera no sabe que más decir, solo siente dolor en su corazón y no puede evitar llorar aún más fuerte lo que hace que Lukas decida acercarse y sentarse en la cama junto a ella tomándola de la mano con cariño

–Todo estará bien –intenta calmarla pero ella niega con la cabeza–

–¿Qué pasará con nosotros? –suelta finalmente, levanta su rostro lleno de lágrimas esperando una respuesta de su parte, una respuesta a la pregunta que tanto la atormenta

–¿Nosotros? –quiere mentir y decir que no puede ocurrir nada porque no hay nada entre ellos, que él no siente nada por ella más que compasión y quizás cierta amistad pero no es verdad, la quiere más de lo que podría admitir y esa pregunta le confirma a él que ella siente lo mismo –con nosotros no pasará nada –responde finalmente, haciendo que sus palabras se sientan como un puñal en el pecho de Sofia

–Lukas…

–No hay manera en que pueda haber un nosotros y sabes que no te miento… –dice resignado mientras la chica solo lo escucha con dolor– tu regresarás a tu casa, a tu vida y seguirás como si nada de esto ocurrió… quizás conocerás a alguien que te merezca y serás feliz… tendrás una bonita familia y una buena vida… y estará lejos de aquí y lejos de mi… –sus palabras aumentan el llanto de la chica quien no soporta la pena–

–Lo lamento –repitió lukas tomando el rostro de la chica y secando sus lágrimas– pero tú no perteneces a mi mundo y yo no pertenezco al tuyo

       Sofía oculta su rostro en el pecho de Lukas mientras llora y este se dedica a abrazarla con cariño, posiblemente esa sea la última vez que estén juntos por lo que deben despedirse de la mejor manera

–Sofía… –la llama el demonio, la chica se separa de él y lo mira extrañada, nunca antes la había llamado por su nombre

      Poco a poco Lukas se acerca a ella y posa sus labios sobre los suyos en un beso lento y dulce en donde ambos dejan salir todos sus sentimientos, todo el amor que nació entre ellos y que ahora no pueden negar.

       El momento más bonito que han tenido y que ha nacido sin esperárselo pero que siempre será parte importante de su vida. Al acabar el beso, se miran uno al otro a los ojos, no necesitan decir nada, las palabras no son suficiente para expresar todo lo que sienten, sus miradas abren la puerta de su alma y se confiesan en silencio el amor que ahora vive en sus corazones.

–¡AH! –se escucha gritar a América seguida de un estruendo que viene de afuera de la habitación

       Lukas y Sofía se levantan rápidamente y corren en busca de América, al llegar a su encuentro se topan con una sorpresa, la chica está tirada en el suelo, herida y a sus pies, el causante de todo

–Papá –exclama el demonio al encontrarse en presencia de Roderick

–¿Qué hacen estas chicas aquí? –Pregunta el demonio enfadado– ¿eres tú el culpable de todo el desastre con los seres de luz? –pregunta enfadado pero Lukas permanece en silencio adelantando el paso para tratar de proteger a Sofía

–Papá hablemos con calma de esto

–¿Qué significa esto Lukas? No te atrevas a decirme que ahora mi hijo es un traidor

–No es lo que parece

–¿Y que se supone que es? Porque lo único que yo veo es que mi hijo ahora defiende al enemigo… ¿Tú ayudaste a escapar a esas chicas?… ¡Damian no estará feliz con esto!

–Por favor deja que se vayan –suplica nervioso mientras Sofía ayuda a levantar a América del suelo

–¿Tú estás loco o te volviste idiota de repente?… este problema solo tiene una manera de solucionarlo

–¿Qué piensas hacer? –pregunta Lukas nervioso mientras observa que su padre se llena de ira y poco a poco va cambiando a su identidad oscura

       Lukas se interpone entre Roderick y las chicas cuando este se abalanza hacia ellas para atacarlas, en cuestión de segundos la lucha entre los demonios se intensifica pero de alguna forma Lukas logra golpear a Roderick con fuerza arrojándolo al otro lado de la habitación dándole un poco de tiempo y girando hacia Sofía se dirige a ella por última vez

–¡Corre! No mires atrás, solo CORRE –ordena a la elfa quien toma a su amiga con fuerza y juntas salen lo más rápido que pueden de esa casa

       Las lágrimas comienzan a correr nuevamente por las mejillas de Sofía al escuchar los golpes ocasionados por la lucha que se produce en el interior de la casa, no es una pelea fácil y sin importar cuál sea el resultado, ella sabe que esa será la última vez que vea a Lukas.

 

A.R.Grimán

Sigueme en Sweek: @ARGriman

Sigueme en Wattpad: @ARGriman

Sigueme en Litnet: @ARGriman

Sigueme en Twitter: @AR_Griman

Anuncios

20 comentarios en “Luz y Oscuridad – Capítulo 9: Caminos encontrados”

  1. hola preciosa¡¡
    oooh me ha dado lastima Lucas… el pobre siente verdadero amor por su Elfa y encuentra en un lío bien grande madre mía esta historia engancha, espero el siguiente capítulo con muchas ganas ganas.

    Me gusta

  2. Es desconcertante la personalidad de lukas, cuando lucha como un demonio es el mejor de los peores, pero cuando piensa en su madre esa maldad desaparece y tienen los dos sentimiento como los antiguos pobladores.
    Pero cuando ve que se han escapado las chicas vuelve a aflorar el demonio.
    ¿Será en el donde se cumpla la profecía?

    Me gusta

  3. ¡Ay! Me quedo con el beso de Lukas y Sofía, que mal que al final se haya peleado con su padre. Si ya es complicado el amor de por sí, entre una elfa y un demonio ya para que. Muy interesante el capitulo. Esperando al siguiente 🙂

    Me gusta

  4. Hola guapa!
    Me has dejado con una intriga tremenda! está super interesante .
    O sea Lucas se enamora pero se da el lío de su vida, me da mucha penita cuando el amor debería ser algo tan simple, pero bueno no seria una historia no?
    Espero con ansias el siguiente capitulo
    bisous

    Me gusta

  5. Hola nena, ¡Me caes mal!….estoy en verdad embelesada con la historia que hasta palomitas he traído y me topo con …. eso… Dios mio, ¿Cuándo sacaras el siguiente capítulo?….. es que el pobre de lukas demonio o no, que tierno, quiero saber que continúa, no seas mala adelanta el capitulo.

    Me gusta

  6. No sabia de la existencia de estos capitulos que escribes pero este me gusto mucho, comenzare a leer los primero y estare a la espera de que subas mas.

    Me gusta

  7. Madre mia, que historia! me gusta como Sofia puede ponerse en el lugar de Lukas, como ve la parte buena que tiene dentro y que bonito ese momento del beso! aunque claro, les han pillado y bien! pero espero que no, que no sea la ultima vez que vea a Lukas!

    Me gusta

  8. Que bien escribes maja aunque voy algo perdida con Luz y Oscuridad, tengo que empezar la historia desde el primer capítulo así que de este finde no pasa, que me da que voy a tener muchos ratos de sofá y mantita y en buena compañía se sobrellevan mejor.. un besazo

    Me gusta

  9. Hola acabo de descubrir tu blog y la historia me ha encantado y mucho lo he leído muy cuidadosamente u estoy esperando el siguiente capítulo con ansias, el papel de sofia es increíble y el de la maga!!! El papel de Lukas me flipa un poco me en fin me gusta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s