Luz y Oscuridad, Novelas, Obras, Universo de letras

Luz y oscuridad -Capitulo 6: Familia

La vida de América había transcurrido relativamente sencilla, se podría decir incluso que un tanto aburrida, no había vivido ningún drama familiar, no había tenido problemas en la escuela o con compañeros, no había sufrido problemas de autoestima ni ninguna otra de esas situaciones comunes entre las chicas de su edad, en realidad, Sofía era la única persona que traía algo de aventura a su vida y quien la impulsaba a hacer cosas que en otras circunstancias no haría.

Dos días han pasado desde las últimas palabras que cruzó con su amiga y por vez primera se encontraba en su casa intentando idear un plan descabellado, arriesgaría todo lo que tenía para salvarla, incluso su vida si era necesario, estaba asustada pero sabía que no tenía opción, debía cruzar la frontera de Nekkar, no podía simplemente abandonar a Sofía como parecía que todos habían hecho, no podría vivir con la culpa al pensar que podría haber hecho algo para ayudarla porque la verdad era que sí podía, aunque no le gustara admitirlo, ella era muy poderosa, incluso más que muchos hechiceros que le doblaban en edad y experiencia.

La magia siempre había sido como un hobby para ella, jamás se había dedicado realmente en aprender el oficio porque le gustaba hacer todo por sí misma, para ella no había nada más bonito que aprender cosas nuevas y vivir las experiencias que ese aprendizaje traía consigo, por lo que siempre había visto sus poderes como la salida fácil y por lo que había preferido evitar usarlos salvo algunas excepciones pero ahora se sentía obligada a hacerlo, si existía alguna posibilidad de que pudiese rescatar a su amiga sería con ayuda de su magia.

Después de mucho pensarlo ha decido hacer algo que no había hecho antes, usaría a Miugüir, el libro de magia de su familia. Se lo había regalado su padre en su cumpleaños 16, ha pasado de generación en generación por más de dos siglos y ha sido un tesoro para cada uno de los que lo han tenido en sus manos excepto para ella quien hasta el momento no había sido más que otro libro llenándose de polvo en el armario, lo había hojeado un par de veces, había visto hechizos interesantes y peculiares pero realmente no había sentido la necesidad de usar ninguno pero tras 5 años en la oscuridad, Miugüir hace presencia nuevamente en su vida, América lo observa detenidamente mientras lo sostiene en sus manos al sacarlo del armario, es tan grande y pesado como recordaba, sus tapas duras forradas en cuero lo hacen lucir antiguo casi de museo mientras que los cristales que resplandecen sobre él le dan un toque de exuberancia. Su mano recorre la caratula del libro como si acariciara a una mascota mientras los recuerdos llegan a su mente haciéndola escapar de la realidad

–¡Feliz cumpleaños! –exclaman sus padres emocionados al verla llegar a casa

–Gracias papá, gracias mamá –responde sin mucha emoción mientras abraza a cada uno de ellos

–Sabemos que no te gusta celebrar tu cumpleaños pero te tenemos una pequeña sorpresa –le explica su madre mientras desaparece por la puerta del comedor y reaparece con un pastel haciendo sonreír a América cuando lo ve

–Lo hice yo misma ¿Puedes creerlo? –dice su madre con orgullo mostrando un pastel que parecía hecho por una niña de 5 años

–Sí, te creo mamá –reconoce mientras ríe

–Oye, esto de no usar magia no se me da tan mal, quizás debo hacerlo más seguido –alega orgullosa

Al crecer en una familia de magos, toda su vida había girado en torno a la magia, sus padres más que cualquier otro miembro familiar, le habían dado tanto valor a sus poderes que literalmente eran inútiles sin ellos, por eso era curioso para América que ahora sus padres y en especial su madre hayan decidido aprender a hacer tareas comunes  sin usar su magia, quizás sus quejas diarias han servido de algo.

–Esperaremos a tus abuelos para picar el pastel pero mientras tanto creo que te podemos dar nuestro regalo –indica su padre al momento en que saca un regalo mal envuelto causando en ella una nueva sonrisa– lo envolví yo mismo –confiesa alegre

La chica toma el regalo entre sus manos, el cual resulta ser aún más pesado de lo que aparenta, es grande y de forma rectangular, lo coloca encima de la mesa frente a ella y comienza a abrirlo para descubrir el libro antiguo que esconde

–Se llama Miugüir –señala su padre– ha estado en nuestra familia por más de dos siglos, suele llegar a nuestras manos como herencia al fallecer su dueño anterior, pero… creo que es hora de que lo tengas…

–Papá…

–No… escucha… –interrumpe levantando su mano derecha señalándole a su hija que le permita terminar su historia– cariño, sé que nunca te has sentido cómoda con esto de la magia, por alguna razón que tu madre y yo no entendemos, has decido no usar tus poderes…

–Si los uso, es solo…

–Ok, ok… déjame terminar… mmm… has decidido que no sean parte de tu vida diaria, ¿mejor? –pregunta inseguro mientras América solo sonríe en señal de aprobación– sé que te gusta ser independiente y por alguna razón sientes que tus poderes te quitan esa independencia y aunque tu madre y yo no estemos muy de acuerdo contigo, respetamos tus ideas, sobre todo hoy que descubrimos lo divertido que es hacer algunos labores como simples mortales –declara riendo y contagiando la risa a ella y a su madre– sin embargo, tus poderes son parte de ti, forman parte de quien eres, es parte de tu herencia, es tu don y es especial, no lo saques de tu vida,  hazlo formar parte de ella, aprende a amarlo y verás al mundo de diferente manera… este libro que ahora está frente a ti, ha sido la manera en como nuestra familia comparte su sabiduría, cada poseedor de él ha aprendido a dominar su magia con su ayuda y en muchos casos, el talento que poseían superó las enseñanzas impartidas por Miugüir por lo que decidieron agregar a él nuevas páginas llenas de conocimientos que estaban seguros serian de ayuda para futura generaciones… tienes en tus manos todo lo que necesitas saber de nuestra familia, espero que aprendas de nuestra sabiduría y que un día decidas compartir la tuya, eres especial y sé que estas destinada a ser grande, mucho más que cualquier otro ser mágico que este mundo ha conocido pero solo si tú lo deseas… solo tú decides quien serás en tu vida.

América exhala con pesadez cuando regresa al presente, debe aprender en un par de horas, lo que se negó a aprender en toda su vida.

–Ok, veamos que tienes para mi… –se dice a si misma mientras se sienta en su cama y abre su libro mágico

Una página tras otra pasa entre sus dedos durante su búsqueda por un hechizo que la pueda ayudar, varios minutos transcurren sin resultados hasta que encuentra algo que le llama la atención.

 

TERCER OJO

Con este hechizo podrás encontrar a cualquier persona, objeto o lugar y visualizarlo sin importar en donde se encuentre incluso si está más allá de este planeta, universo o dimensión.

El hechizo debe realizarse sobre un espejo, vidrio o cualquier material que produzca reflejo y servirá como ventana para visualizar a la persona, objeto o lugar que buscas.

Limitantes:

Debe ser realizado únicamente por hechiceros de rango nivel 3 o superior.

No es un portal, no es un medio de comunicación, el hechizo solo permite visualizar lo que buscas pero nada más aparte de eso.

Instrucciones:

  • Toma un objeto con reflejo y colócalo sobre una mesa de madera. La mesa solo debe albergar al objeto que usarás por lo que debes retirar de ella cualquier otro objeto que se encuentre allí.
  • Dibuja alrededor del objeto, un círculo con tiza de azafrán azul.
  • Colócate frente a la mesa, cierra los ojos y respira unos segundos mientras visualizas lo que quieres encontrar. Debes estar completamente concentrada y sin tensión para que el hechizo de resultado.
  • Si estas completamente concentrada, lograras sentir una conexión, como una especie de hilo que une lo que buscas, a ti y al objeto sobre la mesa, en ese momento, observando directamente el reflejo emitido por el objeto que será tu ventana, con tus manos sobre él pero sin tocarlo, repetirás en voz alta y clara las siguientes palabras hasta que la imagen que se muestre ante ti sea la que buscas.

 

 ‘Ego quaerere, ut inveniamus.

Et quaerite, et invenietis.

Nulla res quo nunc es, non posse celare.

Videtur mihi.’

 

–Hechicero nivel 3 –se repite así misma pensativa al tiempo en que se siente culpable de nunca haber dedicado un poco más de esfuerzo en aprender sobre su magia– ok, siempre me dicen que soy más poderosa que todos, así que no debería importar si no tengo mucha experiencia –se dice decidida al levantarse de la cama y comenzar a hacer lo que las instrucciones del hechizo indican

Unos minutos después, América se encuentra frente a la mesa, con todo preparado para comenzar –Espero que esto funcione– se dice algo estresada, cierra sus ojos e intenta concentrarse en su labor pero el cúmulo de emociones que se alberga en su interior se lo impiden –Vamos América, tienes que hacer esto– se regaña a si misma al intentar calmarse, demasiado estrés,  demasiada tensión, demasiado miedo la invaden. Una y otra vez intenta conseguir esa “conexión” que necesita y una y otra vez falla en su tarea, las emociones finalmente hacen mella en ella y termina sentada en el piso hecha un mar de lágrimas.

–Debo hacer esto –se regañó cuando se hubo calmado y ya las lágrimas no aparecían por sus mejillas, se puso de pie, respiró profundo y una vez más intento la labor, esta vez con éxito –’Ego quaerere, ut inveniamus. Et quaerite, et invenietis. Nulla res quo nunc es, non posse celare. Videtur mihi.’–repite una y otra vez hasta que en el espejo que ahora era su ventana pudo ver a quien tanto buscaba –Sofía… –exclama con alivio al ver su rostro pero su alegría se desvanece al observar lo que ocurre

La escena que se mostraba ante ella dejaba ver a la elfa amarrada en un lugar oscuro, lleno de lo que parecían aparatos de tortura que sin duda habían sido usados con la chica que ahora se encontraba tendida en el suelo llena de moretones y heridas. La hechicera acerca su mano al espejo como queriendo consolar a su amiga y en su movimiento inconsciente, descubre por accidente, que al mover su mano de un lado a otro sobre el espejo, este puede mostrarle los sucesos ocurridos con anterioridad, como si retrocediera la cinta de una película.

Con gran sorpresa, América pudo ver cada momento vivido por Sofía en su estadía por Adhara, desde su llegaba a ese lugar, pasando por su osado plan para salvar a las chicas, hasta cada momento en que fue torturada por Lukas –Te sacaré de ahí– le prometió al observar nuevamente la escena inicial.

Corrió hasta su cama para tomar a Miugüir, necesitaba encontrar hechizos, conjuros, pociones y todo aquello que le pudiese ser útil para rescatar a Sofía, ya sabía dónde estaba y por las condiciones en las que se encontraba, sabía que no tenía mucho tiempo, la elfa siempre había sido fuerte pero quien la enfrentaba lo era aún más por eso debía armar un plan y sacar a su amiga de ese lugar lo más pronto posible.

______________________

A.R. Grimán

Sigueme en Wattpad: @ARGriman

Sigueme en Sweek: @ARGriman

Sigueme en Twitter: @auris2406

 

Anuncios

30 comentarios en “Luz y oscuridad -Capitulo 6: Familia”

  1. Estoy un poco perdida sin los capitulos anteriores…. pero la verdad que se ve bastante interesante. Una novela juvenil, supongo. Muy buen capitulo, me gustó mucho. Espero sigas escribiendo más….Ansiosa de saber que sigue en la historia y que le pasará a Sofía…

    Me gusta

  2. Ostras, es una pena que haya leído este capitulo intermedio sin haber leído todos los anteriores, porque la verdad es que engancha, el argumento me ha gustado o sea que… ya se que me toca empezar por el primero, ahora lo busco para leer la historia completa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s