Luz y Oscuridad, Novelas, Obras, Universo de letras

Luz y oscuridad -Capitulo 4: Botín de guerra

       La ira que invade a Lukas ha desvelado parte de su identidad, su mirada negra observa con rabia a Sofía quien ve atónita los grandes y largos cuernos rojo fuego que se asoman en la cabeza del demonio.

–¡Levántate! Vendrás conmigo –exclama Lukas con furia mientras toma a Sofía por un brazo obligándola a ponerse de pie

–Gracias por ser tan delicado –dice en tono sarcástico haciendo enfurecer aún más al demonio.

–¿Te la das de graciosa? –pregunta amenazante al tiempo que la mira  con ira

La elfa se mantiene de pie frente a él, lo observa sin emitir sonido ni mostrar emoción tratando de conservar su dignidad y demostrar su valentía. Su rival la mira de vuelta con curiosidad, nunca antes un prisionero se había enfrentado a él de esa manera, estaba acostumbrado a que todos le temieran y era una sorpresa que una menuda criatura fuese ahora quien le hiciera frente.

–Camina –ordena dándole un empujón a la chica para que comience a andar

–¿A dónde vamos? –pregunta en un tono juguetón mientras da un paso tras otro sin mirar a su acompañante

–No estás en posición para hacer preguntas así que cállate –sentencia pero para su asombro esto no intimida a la chica

–¡Ja! –bufea en tono de burla– ahora juegas a ser el chico malo ¿no? –se ríe esta vez volteando a ver al demonio quien la mira con rabia tras la ofensa pero conserva su silencio– ok, juguemos un rato –exclama mostrándose risueña

La pequeña elfa ha decidido no dejarse intimidar por su adversario, sabe que si demuestra alguna debilidad, él acabará rápido con ella por lo que ha de aguantar cada castigo sin titubear, no importa lo doloroso que llegase a ser, se mostraría firme y valiente, casi como si nada le afectara, por lo menos hasta lograr pensar como escapar.

*éstas loca Sofía, este plan es estúpido* –piensa para sus adentros al tiempo que le sonríe al demonio y da pequeños pasos alentando su trayecto.

–Camina –le ordena nuevamente Lukas pero la chica continua con un paso lento – ¡Que te apures! –le grita mientras la empuja para que acelere su caminar pero esta aun no obedece –¡Ya basta! –grita enfurecido  tomando a Sofía por su larga cabellera castaña y arrastrándola por el piso con fuerza como un cavernícola

La joven soporta el dolor que le imparte la acción del oscuro ser, aprieta los dientes con fuerza ahogando sus gritos, sabe que está indefensa puesto a que no sólo es físicamente más pequeña sino además la criatura es inmune a su magia pero su orgullo es más grande que cualquier cosa por lo que lucha queriendo soltarse a pesar de que la fuerza de su captor es superior a la de ella y cualquier intento es en vano, aun así no deja de pelear dificultándole un poco más la tarea al demonio quien va decidido a cobrarse las que le deben.

Entran a casa de Lukas quien aún arrastra a Sofía por el cabello, caminan a través de un pasillo en dirección a una puerta negra ubicada al final y que al abrir revela unas escaleras hacia un sótano oscuro. El demonio eleva su brazo levantando a la elfa un par de metros del suelo quedando ésta sujeta sólo de su cabello para posteriormente lanzarla escaleras abajo dentro de la habitación en penumbra.

–¿Querías jugar? ¡Pues vamos a jugar! –amenaza a la joven mientras enciende el interruptor de la luz y baja las escaleras

La iluminación descubre la razón de la existencia de ese sótano, no es una habitación cualquiera, es un cuarto de tortura lleno de cadenas, grilletes, cuchillos, látigos y toda clase de herramientas y máquinas destinadas a infringir dolor a sus ocupantes. El cuarto de juegos de Lukas.

Las pupilas de los ojos de la elfa se expanden a su máximo tamaño, la sorpresa de descubrir lo que le espera no es agradable, siente miedo a pesar de que intenta no demostrarlo pero no puede evitar tragar pesadamente. Aún en el piso adolorida por la caída, observa a su enemigo acercarse lentamente para luego sujetarla una vez más del cabello y repetir su acción, esta vez lanzándola contra una pared.

–¡Ah! –resuena la queja de Sofía al golpear la pared y caer bruscamente al piso

–¿Qué pasó? ¿No querías jugar? –pregunta en tono burlón

La chica levanta la mirada hacia el demonio quien ríe en ese momento. Escupe la sangre que siente en su boca y se limpia con la mano la que siente correr por su nariz, como puede se pone de pie y cerrando sus puños se para firme con su cara en alto, retando a su oponente, si va a morir por lo menos será con su dignidad intacta.

El malhumorado ser cesa su risa de burla al ver la actitud con la que se arma su prisionera. Su ceño se frunce en señal de rabia. Debe encontrar la manera de que esa chica le tema sino será el hazme reír de todo Adhara. Una elfa no puede vencer a un demonio.

El demonio se lanza sobre Sofía para golpearla, primero con sus puños y luego con un mazo que saca de un estante mientras la pequeña chica está tirada en el suelo. Golpe tras golpe la rabia de Lukas aumenta ya que a pesar de que prueba varias armas a su alcance, la joven resiste cada una de sus embestidas sin chistar, sabe que le duelen pero ella no se queja, intenta defenderse como puede y se pone de pie entre cada paliza.

*Esto no funciona*–piensa el demonio con desespero para sí mismo mientras ve a Sofía en el suelo, este último golpe con el martillo más grande ha dejado a la chica en el piso adolorida y a pesar de que aún no se levanta sabe que terminará haciéndolo– *estas criaturas no suelen aguantar tanto ¿Qué pasa con esta chica?*

El debate interno de Lukas se mantiene por largo rato mientras la elfa que aún se encuentra tirada sobre el suelo observa un mazo cerca de ella que el demonio ha dejado caer entre uno de sus golpes. Sin hacer ruido, mueve su mano para usar su magia y alcanzar el arma en un momento en que su captor le da la espalda, una luz blanca sale entre sus dedos mientras recita en el tono más bajo posible la palabra “videre”. Sujeta con fuerza el mazo en cuanto este llega hasta a ella, respira profundo y se prepara mentalmente para lo que hará.

Con una decisión finalmente tomada, el ser oscuro camina de nuevo hasta la chica y se coloca de cuclillas para tomarla una vez más de su cabello pero antes de culminar su acción y con un ágil movimiento, Sofía le imparte un golpe en la cara en cuanto este se haya cerca. La joven se pone de pie rápidamente, la adrenalina hace desaparecer el dolor de cada herida de su cuerpo y sin perder tiempo comienza a propinar golpes a su oponente lo más fuerte que puede antes de que éste salga de su aturdimiento.

Por primera vez en su vida el demonio es golpeado de esta manera pero pese a las ilusiones y esperanzas de Sofía, sus golpes no son suficiente para detenerlo, la fuerza y el poder de estas criaturas es mayor del que ella puede imaginar, solo un ángel puede hacerle frente y en ocasiones, con dificultad.

Lukas detiene el mazo con una mano en un momento de lucidez entre los golpes, su ira es mayor que nunca, completamente rojo, con sus colmillos y cuernos a la vista y los ojos negros como carbón, ya no queda mucho de su identidad oculta que revelar. Los golpes que ahora le imparte a la elfa son más fuertes que nunca y se le escucha emitir un sonido similar a un león rabioso mientras alcanza a romper lo que está a su alrededor y se dirige a enfrentar a la chica.

Los pensamientos de la pequeña criatura de luz se mantienen en la idea de que pronto morirá y por un momento, durante la paliza que está recibiendo, este parece ser el caso pero cuando cree que no soportará más el ataque del demonio, este se detiene.

Los ojos de la joven se abren con dificultad al sentir que algo es colocado en sus muñecas. Una especie de esposas le había sido puesta en sus manos mientras yacía en el piso casi inconsciente.

–Supongo que ya no estás molesto –pensó Sofía en voz alta al ver a Lukas quien volvía a lucir como un hombre ordinario y ahora le devolvía una mirada de molestia

Un color morado salió de las esposas en cuanto su carcelero las apretó lo que llamó la atención de la elfa, nunca antes había visto unas así pero su sorpresa fue aplacada por malestar unos segundos después al sentir que estas le quemaban.

–Estas esposas te mantendrán quieta mientras pienso que hacer contigo –exclama el demonio al caminar rumbo a la escalera– No te molestes en intentar soltarte, son a prueba de magia y te infringirán suficiente dolor cada vez que intentes liberarte o si quiera alejarte de esa pared –explica señalando el muro detrás de Sofía– Espero que me dures un tiempo más, eres mi nuevo juguete favorito –Expresó con una sonrisa al momento en que subía por la escalera y salía de la habitación apagando la luz y cerrando la puerta tras él dejando a la pequeña elfa malograda en el piso del cuarto a oscuras.

 

 

Anuncios

11 comentarios en “Luz y oscuridad -Capitulo 4: Botín de guerra”

  1. Hola!! pobre Sofía, después de la tunda de palos que le han dado, la dejan esposada. Tengo ganas de saber mucho mas y qué va a pasar con ella y con Lukas y, sobre todo, si logrará vengarse. Besos!

    Me gusta

  2. Pobrecita Sofía ¿Qué pasará con la pobre elfa? Tengo que confesar que me ha llamado muchisimo la atención que el demonio se llame Lukas, como que al principio no me pegaba, y además también confesaré que no soy muy fan de la literatura fantástica pero estaré atenta al final de esta historia, espero que acabe bien

    Me gusta

  3. ¡Hola!
    Uff cuánto sufrimiento de Sofía, pobrecita, desde luego es un demonio Lukas.
    Ha estado muy entretenido a pesar del dolor que sufre la elfa.
    Me quedo con ganas de leer más, estaré atenta de la continuación.
    Un beso

    Me gusta

  4. Que pena con sofia, me ha gustado mucho este capítulo Tengo que confesar que me ha llamado muchisimo la atención ya quiero saber que pasará con elfa, yo amo la literatura de fantasía estaré atenta al final de esta historia, ya que tengo muchas dudas. Bss

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s